Home INTERNACIONAL Brasil al punto del colapso, a un año de pandemia con tres variantes del virus.
INTERNACIONAL - 25 de marzo de 2021

Brasil al punto del colapso, a un año de pandemia con tres variantes del virus.

Un año y casi 300 mil muertes después del comienzo de la pandemia, Brasil se encuentra en la fase más letal. Tiene el mayor número de muertes por millón de habitantes en el mundo; superó las 3.000 diarias y se enfrenta al “peor colapso” del servicio sanitario” en su historia, según Marcelo Queiroga, el cuarto ministro de Salud de este gobierno.

De los 27 estados federales, 25 tienen tasas de ocupación del 80 por ciento en sus Unidades de Cuidados Intensivos mientras los medicamentos para sedación y el oxígeno comienzan a escasear. Entre tanto, el presidente Jair Bolsonaro afirma en actos públicos que no hay que seguir lamentándose: “¿Hasta cuándo van a estar llorando?”  

La actitud del presidente ante la tragedia no es ninguna novedad. Ya en marzo del 2020, cuando el covid-19 apenas comenzaba su camino por Latinoamérica, dijo que se trataba de una gripita, que esa “pequeña crisis” tenía “mucho de fantasía”, y que pronto la gente se daría cuenta de que había sido engañada con ese asunto del coronavirus. 

Pero la realidad ha mostrado una cara mucho más amarga. Con más de 210 millones de habitantes y fronteras con 10 países sudamericanos, Uruguay, Paraguay, Argentina, Bolivia, Perú, Colombia, Venezuela, Guyana, Surinam y Guayana Francesa, la crisis de Brasil es vista con angustia por una región que ha logrado contener hasta cierto punto el virus y avanza tímidamente en su proceso de vacunar a su gente.

Algunos de estos países han tomado medidas. Colombia decidió cerrar el paso fronterizo hasta el primero de junio, mientras que en Perú el Ejército intenta frenar el paso de migrantes, en su mayoría haitianos, que vienen de Brasil. Uruguay, en cambio, decidió utilizar un remanente del primer paquete de vacunas para “blindar” su frontera con el gigante. 

Sin embargo, el doctor José David Urbaéz, director científico de la Sociedad Brasilera de Infectología del Distrito Federal, “el virus no tiene fronteras” y será muy difícil restringir el movimiento en zonas limítrofes donde las personas crean vínculos de todo tipo. Además, considera que esta crisis no concierne solo a los países de la región, sino que tiene implicaciones mundiales.

En eso coincide el doctor Jamal Suleiman, médico del instituto de Infectología Emilio Ribas: “No representamos un peligro solo para los países vecinos sino para el mundo, porque tenemos tres variantes circulando y con gran chance de emerger otras. Estamos en un barco a la deriva en medio de la tempestad, y esto no es una ola sino un tsunami”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Check Also

Dos empresas extranjeras participarán en rescate de mineros en Coahuila

La coordinadora Nacional de Protección Civil, Laura Velázquez Alzúa, informó que, a través…