Home NACIONAL La nueva narco-filantropía ha invadido al país, durante esta pandemia.
NACIONAL - 11 de julio de 2020

La nueva narco-filantropía ha invadido al país, durante esta pandemia.

Diversos cárteles y grupos criminales en México han aprovechando la crisis sanitaria para impulsar una polémica práctica conocida como “narco-filantropía”.

Debido a la pandemia, se han incrementado los índices de pobreza en el país, por lo que grupos criminales se han dado a la tarea de ampliar el apoyo en la base social, lo que les permite tomar el control de la población a la que benefician, con la finalidad de llevar de manera más fácil su millonario negocio.

Se calcula que la guerra contra el narcotráfico le ha costado a México alrededor de 250.000 vidas desde 2006, cuando el gobierno de Felipe Calderón le declaró guerra abierta al narco.

Según especialistas en seguridad, esta práctica no es exclusiva de cárteles mexicanos, sino que desde hace varios años se practica, incluso existen barrios enteros en Colombia, que se vieron “beneficiados” por el cártel de Medellín liderado por Pablo Escobar, cuando éste pretendía llegar a la presidencia.

Durante esta epidemia, se han reportado varios casos mediante redes sociales, en los cuales se ven hombres armados, presuntamente parte de grupos criminales como el CJNG, entregando apoyos en especie a pobladores de distintas comunidades en Baja California, San Luis Potosí y Guanajuato.

No es la primera vez que ocurren estos sucesos, el “Cártel del Golfo”, inició su etapa “filantrópica” en abril, otorgando despensas en comunidades de Tamaulipas. Mientras que esta acción también fue captada en los estados de Michoacán y Veracruz, donde los gestos de caridad vienen de parte de “Los Zetas”.

El más conocido probablemente sean las despensas que fueron otorgadas a distintas personas en comunidades de Sinaloa, en las que el “Cártel de Sinaloa”, antes liderado por el Chapo Guzmán, fue el benefactor. Y los de la “Familia Michoacana” que se han sumado a repartir ayudas en comunidades de Michoacán y Guerrero.

A una crisis sanitaria a la que no se le ve final, los grupos delictivos se han sumado a llevar su turbio negocio a una política social, que les ayuda a continuar sus operaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Check Also

Le dictan 13 años de prisión por asesinar a un vecino

Un hombre de 38 años aceptó su responsabilidad por el delito de homicidio y fue sentenciad…